A mediados de los noventa, Wildpoldsried era un pueblo de ganaderos y oficinistas del sur de Alemania como otro cualquiera. No había casi trabajo y los jóvenes emigraban a la ciudad. Preocupados, sus habitantes se juntaron y escribieron una lista larga de las necesidades más acuciantes del pueblo, que acabó siendo una carta a los reyes magos. Querían una piscina, un teatro, un consultorio médico… Calcularon que tardarían dos o tres generaciones en conseguir todo. Diez años más tarde, todos sus sueños se habían cumplido. Wildpoldsried ha protagonizado una revolución energética que ha enriquecido a sus vecinos y admirado a medio mundo. Este pueblo alemán próximo a Austria es famoso por producir siete veces más energía de la que consume invirtiendo en renovables. Lo han hecho gracias a leyes que favorecen las energías limpias y permiten a los pequeños productores vender sus excedentes a la red a buen precio. Alemania se ha propuesto cortar la dependencia de los combustibles fósiles impulsando las renovables y se ha convertido en un referente mundial en políticas climáticas. La producción de energías limpias se ha disparado, pero ha logrado un limitado impacto en la reducción de emisiones contaminantes. La política energética ha endeudado además a las eléctricas y disparado los precios de la electricidad.

Los ganaderos de Wildpoldsried fabrican un famoso queso montañés de los Alpes de Algovia, que no acaba de cuajar en los mercados europeos. Gracias a la energía renovable, muchos tienen un segundo ingreso, fundamental para su subsistencia. Para Wendelin Einsiedler, la energía que desprenden los excrementos fermentados de sus queridas vacas junto a los molinos de viento y sus placas solares suman hasta el 80% de sus  ingresos. Sus 70 vacas producen cantidades industriales de excrementos que alimentan la mayor planta de biogás del pueblo. Algo más de la mitad son restos de las vacas, y luego hierbas, manzanas podridas, patatas y biomasa en general. En un mega depósito, una pasta 800 toneladas de residuos burbujea al compás de la fermentación.

 

Mas Información en:

https://elpais.com/internacional/2017/09/15/actualidad/1505455904_964640.html