Si no se identifica antes de la cirugía, una rara mutación genética podría provocar que un perro esté expuesto a niveles peligrosamente altos de agentes anestésicos

Los científicos de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Washington (EE. UU.) descubrieron inicialmente la mutación en galgos y más recientemente en otras razas de perros.

Durante años, los veterinarios han sabido que algunos galgos luchan por descomponer ciertos medicamentos, lo que deriva en períodos de recuperación prolongados después de la anestesia y potencialmente mortales.

La mutación genética previamente desconocida que los investigadores descubrieron en los galgos hace que se produzca menos CYP2B11, la enzima que descompone estos medicamentos.

No es sorprendente que la mutación también se haya encontrado en otras razas de perros que están estrechamente relacionadas con el galgo, como borzoi, galgo italiano o whippet.

Sin embargo, cuando el equipo de investigación amplió su encuesta a más de 60 razas, utilizando muestras donadas del Banco de ADN del Hospital Veterinario de la Universidad, se sorprendieron por lo que encontraron.

Según el estudio, algunas razas de perros populares, incluidos los golden retrievers y los labradores retrievers, también pueden tener dificultades para descomponer los anestésicos comúnmente utilizados, midazolam, ketamina y propofol.

“Comenzamos con una condición que pensamos que era específica de los galgos y que afectaba a un número relativamente pequeño de perros”, explica Stephanie Martínez, autora del estudio. “Ahora parece que podría haber muchos más perros afectados por esta mutación, perros de razas que no hubiéramos esperado”.

El estudio encontró que uno de cada 50 golden retrievers y uno de cada 300 labradores pueden tener bajas cantidades del gen CYP2B11. Incluso los perros de raza mixta no se salvaron; aunque la prevalencia fue mucho menor en solo uno de cada 3.000 perros.

Michael Court, el investigador principal del estudio y anestesiólogo veterinario que comenzó a estudiar la descomposición lenta de medicamentos anestésicos en galgos hace más de 20 años, indica que “aunque hemos desarrollado protocolos especiales de anestesia que funcionan de manera muy segura en galgos, la pregunta persistente era: ¿deberíamos estar usando estos mismos protocolos en otras razas de perros?”.

Court y Martínez ahora están avanzando para crear una prueba simple que podría ser utilizada por los dueños de perros y sus veterinarios para detectar la mutación y determinar la sensibilidad de un perro individual a los anestésicos problemáticos.

“También sospechamos que los perros con la mutación pueden tener problemas para descomponer los medicamentos, además de los utilizados en la anestesia”. “El desafío ahora es proporcionar consejos precisos a los veterinarios sobre qué medicamentos y dosis de medicamentos deben usarse en los pacientes afectados”, añaden

Mas información: http://www.diarioveterinario.com/texto-diario/mostrar/1676460/algunas-razas-perros-tienen-dificultades-eliminar-anestesicos