Lei Chen1, *, Qiang Qiu1, *, Yu Jiang2, *, et al.

Ciencia 21 de junio de 2019: vol. 364, Número 6446, eaav6202. DOI: 10.1126 / science.aav6202

Los rumiantes son un grupo diverso de mamíferos que incluye familias que contienen taxones bien conocidos, como ciervos, vacas y cabras. Sin embargo, sus relaciones evolutivas han sido contenciosas, al igual que los orígenes de sus sistemas digestivos y cascos distintivos, incluidos los cuernos y las astas (consulte la Perspectiva de Ker y Yang). Para entender las relaciones entre rumiantes, L. Chen et al. Se secuenciaron 44 especies que representan 6 familias y se realizó un análisis filogenético. A partir de este análisis, pudieron resolver la filogenia de muchos géneros y documentar la clasificación de linajes incompletos entre los principales clados. Curiosamente, encontraron evidencia de grandes reducciones de población entre muchos taxones desde aproximadamente 100.000 años atrás, coincidiendo con la migración de humanos fuera de África.

Al examinar los apéndices óseos en la cabeza, los así llamados cascos, Wang et al. describa los cambios evolutivos específicos en los rumiantes e identifique la selección de genes relacionados con el cáncer que pueden funcionar en el desarrollo de astas en venados. Finalmente, Lin et al. observe de cerca el genoma del reno e identifique las bases genéticas de las adaptaciones que les permiten sobrevivir en las duras condiciones del Ártico.

Los rumiantes son uno de los linajes de mamíferos más exitosos, exhiben una amplia diversidad morfológica y ecológica y contienen varias especies ganaderas clave, tales como ganado bovino, búfalo, yak, oveja y cabra. Los rumiantes han desarrollado varias características distintas, como un estómago con múltiples cámaras, apéndices craneales (arcos), dentición especializada, una locomoción altamente curiosa, y una amplia gama de variaciones de tamaño corporal. A pesar de su importancia y valor biológico para las sociedades humanas, la historia evolutiva de los rumiantes no se ha resuelto por completo, y los mecanismos moleculares que subyacen a sus características particulares siguen siendo en gran parte desconocidos.

Más información:

https://science.sciencemag.org/content/364/6446/eaav6202?utm_campaign=SciMag&utm_source=JHubbard&utm_medium=Facebook