Por Benjamin Ruiz

La integración de las energías renovables en la avicultura va más allá de una moda o un estilo de vida. Durante la Cumbre Avícola Latinoamericana, el Ing. Miguel Ángel González, gerente general de REA Solar Panamá, cuestionó: ¿cuál es la razón de usar las energías renovables en los procesos productivos, en este caso, en la avicultura? Hay tres razones, según González. La primera es que se aumenta la seguridad energética del proceso, pues, entre otras cosas, se reduce la dependencia de los combustibles fósiles hasta en un 80 por ciento. La segunda, que se reduce al máximo uno de los principales costos operativos, ya que las tarifas eléctricas pueden promediar de US$6 a US$8 por pollo. Y por último, se reduce la huella de carbono.

Integrar la energía solar presenta diversas ventajas para los productores avícolas. Por un lado, es adaptable al entorno y se puede escalar. Por ejemplo, se puede poner cerca del proceso productivo, como sería en las granjas. Por otro lado, la tecnología ha madurado bastante y, gracias a las economías de escala, hoy en día el costo de los paneles solares se ha reducido en un 50 por ciento. Otra ventaja particular que presenta es que es posible la hibridación con otras tecnologías, ya sea el uso de baterías o de equipos de diésel. Todas estas ventajas han hecho que se haya disparado la instalación de capacidad solar fotovoltaica.

Si un avicultor desea incorporar la energía solar fotovoltaica, hay varios aspectos a considerar para la viabilidad del proyecto. González explicó que hay que estar al tanto de la parte regulatoria, que varía de país en país. Luego, conocer bien el entorno y la climatología del lugar donde se piensa instalar. El precio de la energía es de primordial importancia, pues la tendencia es al aumento y cada vez se consume más y cuesta más generarla. Y, finalmente, hay que considerar el financiamiento de un proyecto de esta envergadura.

Como ejemplo, el ejecutivo de Rea Solar presentó el caso de una empresa avícola panameña cuyo proyecto costó US$150,000 de inversión para tres galpones. Cada galpón era de una capacidad de 30,000 pollos. Los resultados del retorno de la inversión han sido evidentes y se proyecta que se recuperen en seis años, con una rentabilidad del 13 por ciento, cuando habían pensado que llevaría siete años.

“La energía solar fotovoltaica no es un tema del futuro”, dijo el experto de REA Solar. “Ya existen casos de éxito en producción avícola y en Latinoamérica”, y varios de ellos han sido puestos en vigor por esta compañía.

Más Información en: https://www.industriaavicola.net/noticias-de-la-cumbre-avicola-latinoamericana/por-que-usar-energias-renovables-en-produccion-avicola/?utm_source=KnowledgeMarketing&utm_medium=email&utm_content=Aves%20y%20Balanceados%20Latinoamerica&utm_campaign=19_02_14_ABL&eid=99620600&bid=2369316