Con el apoyo de la tecnología y una visión emprendedora, Abonotec S.A. se abre mercado con el procesamiento del excremento de los caballos del Hipódromo Presidente Remón para convertirlo en abono orgánico.

En octubre de 2005, Codere, empresa española del sector del juego se convirtió en el nuevo concesionario del Hipódromo Presidente Remón, en Panamá City, uno de los más importantes de la región. Codere implantó también en Panamá el modelo de negocio denominado racino, que combina las carreras de caballos con los terminales de juego.

“Sabíamos de los problemas ecológicos que podía causar la disposición del guano (excremento de caballos), por tal razón nos empezamos a interesar por el cuidado del medio ambiente”, señaló Carlos Salazar, gerente general del Hipódromo Presidente Remón. Para ese período, a medida que se iba desarrollando el lugar, surgió la idea del reprocesamiento del guano de caballo, un abono orgánico que asegura una correcta alimentación y nutrición de las plantas.

El gran poder fertilizante del guano se debe a sus altos niveles de nitrógeno y fósforo, dos de los elementos químicos básicos para el metabolismo de las plantas, por lo que se trata de un abono ecológico de gran calidad para todos los tratamientos de cultivos de interior o exterior, tanto para usos domésticos como agrícolas. Dependiendo de su origen hay diversas clases, pudiendo encontrarse en estado fresco, semi-fosilizado o fosilizado.

Para atender esta necesidad y a su vez la oportunidad en el mercado, surgió Abonotec, S.A. la primera empresa panameña en producir y distribuir a nivel industrial productos especializados en nutrición vegetal inteligente para jardinería y agricultura. Su línea de productos se caracteriza por su fórmula y componentes orgánicos y minerales, amigables con el medio ambiente.

La empresa cuenta con una planta de producción adecuada con altos niveles técnicos y de calidad que le permiten responder con solvencia a volúmenes de venta y estándares internacionales. Cuenta con una importante alianza estratégica con la empresa colombiana Agrotecnia LTDA, especialista en nutrición vegetal. Los colaboradores técnicos de la empresa, que ofrecen soporte y conocimiento, están compuestos por químicos, ingenieros agrónomos y agroindustriales.

Comenzar el proyecto no fue una tarea fácil. “Si se puede juntar al mes 300 toneladas existe base para hacer un proyecto industrial. Actualmente tenemos nueve años trabajando con el hipódromo, pero en los primeros tres años prácticamente no se produjo nada, simplemente fue gasto”, dijo Gustavo Chelew, director y Co Fundador de Abonotec S.A. Su vida ha girado en torno a la hípica y los números así lo evidencian. Lleva 37 años entre dueño y preparador de caballos, que lo convierten en un conocedor de toda la cadena que conlleva la industria hípica.

“Con este proyecto estamos ayudando a la agricultura y a su vez limpiando al hipódromo de las heces. Es un producto que puede ser exportable sin embargo el mercado interno lo absorbe, porque son alrededor de 3.600 toneladas anual que generaremos cuando lleguemos al tope”, puntualizó Chelew. Explicó que un caballo puede llegar a desechar diariamente 18 libras promedio de guano. Habiendo alrededor de 100 caballos en el hipódromo, se generarían aproximadamente un total de 18.000 libras diarias, lo que al mes sería una cantidad considerable para la producción.

“En la cama del caballo este orina y genera urea. Esa viruta se empapa de urea más lo que el caballo bostea. El animal tiene un tipo de comida altamente especializada con proteínas, vitaminas, y demás. Ese desecho, más las sobras que quedan en el tarro cuando el animal come, es la base más rica que se genera para hacer abono orgánico. Además, es una base que ha sido manejada por el animal en su tracto digestivo y eso le va agregando otros condimentos que la hacen especialmente valiosa”, añadió Chelew.

Paso a paso. Todos los días la obligación que tienen los colaboradores de la compañía es limpiar los guaneros del hipódromo donde se depositan los sacos con el guano. Actualmente, hay 120 guaneros en el hipódromo. Seguidamente, el guano es llevado a la planta donde se composta o seca de manera natural en una especie de invernadero. El compost o la composta es un producto obtenido a partir de diferentes materiales de origen orgánico (lodos de depuración, estiércol, fracción orgánica de residuos sólidos, residuos agropecuarios y otros), los cuales son sometidos a un proceso biológico controlado de fermentación denominado compostaje.

Más información en: https://revistaproagro.com/asi-fue-como-una-empresa-supo-aprovechar-el-guano-de-caballo/